“SEÑORA AUTORIDAD” NO LA CHINGUEN!! NUESTRO REPORTERO SIGUE DESAPARECIDO

0
344

TAMBIÉN UN POLICÍA DE CABORCA Y OTRO DE MAGDALENA. ¿¿YYYY??

Por: Gastón Gastélum Rocha.

No solo molesto, muy encabronado por la falta de acción de las autoridades para las averiguaciones y búsqueda de nuestro colaborador del Semanario confidencial, reportero y amigo Jorge Molontzín Centlal, que desapareció desde el pasado miércoles 10 de marzo en la región entre Santa Ana y Estación Llano, junto con su compañero Eudocio Cruz Méndez y el Nissan estaquitas en que viajaban.

No solo con enojo, sino enfurecido por la impunidad con que operan los grupos delictivos a la vista de quien sea, a cualquier hora y en cualquier lugar, con el valor que da un arma en la mano haciéndolos dueños de la situación y la tranquilidad de saber que no irá tras ellos autoridad alguna.

No solo cansado, fatigado física y mentalmente, yendo de un lugar a otro, repasando cada momento, cada nota, cada información recabada por Jorge que pudiese ser motivo de su desaparición, pero en verdad que no encuentro razón alguna para que atenten contra su integridad física.

Jorge es lo que se dice un buen tipo, que no se mete donde no lo llaman, que no se enreda en hechos ilícitos ni con gente de mal modo de vivir, es un tipo activo que con positiva actitud sale temprano a buscar el sustento con el trabajo limpio y honesto, y regresa ya noche a su casa con su esposa, a descansar para seguir al otro día. Es lo que se dice “un hombre derecho”.

Y no es solo nuestro reportero Jorge Molontzín y su compañero Eudocio Cruz, ya son incontables las personas desaparecidas, incluyendo a un Policía Municipal de Magdalena que desapareció hace menos de un mes, y a un Policía Municipal de Caborca desparecido el pasado domingo 14 de marzo en la costa de Caborca.

“Señora autoridad”, no la chinguen!! No es posible que al ser la víctima un familiar o del círculo cercano de una alta autoridad civil, policíaca o militar, de inmediato tomen medidas y resuelvan el asunto en un mínimo de tiempo; pero cuando la afectación no es directa a ellos, entonces vean las cosas solo como un hecho más y en lugar de aplicarse en soluciones, se aplican más en relacionar a la víctima con hechos ilícitos buscando justificar lo sucedido y prácticamente darle “carpetazo” al asunto.

Esas explicaciones y palabras de que “están trabajando en el caso, de que traen operativos en ello pero todavía no ha habido resultados”, más que dar algún aliento a las familias, generan más coraje, impotencia y hartazgo de escuchar siempre lo mismo, solo explicaciones buscando justificar su falta de eficacia, a la que uno le encuentra como única explicación la corrupción, la corrupción y la corrupción. No la chinguen!!!