RAMON PRECIADO IRÁ POR LA ALIANZA PAN-PRI-PRD EN CABORCA

0
128

ANACONDA. Por: José Ramón Gastélum Rocha. H. Caborca, Sonora.

Amables Anacondistas, el pasado sábado paseaba por La Heroica Perla del Desierto a altas horas de la noche. A esa tardía hora solo circulaban unas pocas almas perdidas y gatos vagos escarbando en los botes y montones de basura. Me acompañaba mi inseparable amigo Gerardo “El Mostacho” Espinoza, y tras varias horas de inofensiva charla, ya sus comentarios lo revelaban ingenuo y sus preguntas un tanto cándido.

De pronto, mi nocturno vagabundear acabo por antojárseme inútil y desprovisto de sano propósito, optando por ir a dejar a “El Mostacho” a su casa para posteriormente dirigirme al echadero de este humilde Anaconda, es decir la legendaria Casa de Piedra, para cumplir con este envidiable compromiso (de llevarles la verdad y nada más que la verdad) que tenemos con nuestros queridos Anacondistas, dándole vida a una más de las columnas con el apoyo de mi negro teclado, muy brilloso y desgastado en sus teclas por cierto, pero claro, ese lustre de las cosas muy usadas, con el resplandor afeminado de lo que solo es para lucir.

Rumbo a La Casa de Piedra, cambie de opinión al sentir una exquisita noche para disfrutarla y no echarla a perder acompañándote de nadie, ya que el silencio mate, que me tocaba el rostro, obligaba a reflexionar, a meditar sobre lo mejor de la vida, el silencio era, querido Anacondista, si no profundo, solemne!!. Un silencio nocturno que se empapaba en luz de luna; ese azul plata que se derramaba por sobre todo con la más pura limpidez de la luz.

Así que, antes de enfilarme a la legendaria Casa de Piedra, en mi potente, totalmente negro, y polémico automóvil 300 de la Chrysler, “cariñosamente” bautizado por mi querida esposa como “El Maleante” (pues asegura mi mujercita que en ese automóvil 300 de la Chrysler, parezco maleante), escuchando estruendosamente las “oldies” de mi gusto mientras me empino con sabrosura una “Diet Coke White Splenda” y le doy una soberana fumada a mi puro Cohiba adquirido por un servidor en la histórica isla cubana, de la que guardo muchos recuerdos, particularmente en la ciudad de Guantánamo, es en ese momento cuando decido darme una vueltecita por la no menos histórica y legendaria Calzada “6 de Abril”, disfrutando del tenue contorno que dibujan las sombras sobre las cosas cuando la luna las baña con su luz.

No lo puedes evitar, amable Anacondista, al empezar a rodar sobre la Calzada, en el acto se siente el toque de la grandeza natural y de su grandeza histórica al recargar la vista sobre esta hermosa Calzada 6 de Abril de mi Heroica Caborca. Al fondo, (en ese momento no puedes detener que te traicionen dos aperladas) el viejo Templo de mi infancia, de magnificas evocaciones pretéritas, que vive ahora en presente, una de esas etapas tan suyas, de donde le viene la personalidad, alta y dramática que es la que finalmente le corresponde en la historia.

“Mira, mira, pinche Anaconda, se me hace que ese pinche puro Cohiba que trajiste de Guantánamo, Cuba, tenía algo adicional o le pusiste, porque nos hiciste una introducción a la columna, bastante mamucas, y de plano te pusiste evenflo al extremo. Mejor déjate de chingaderas y comenta como está el pedo del tiro que se cantaron El Cubano y Librado en MORENA el día de la manifestación, que finalmente se convirtió únicamente en un puto pleito callejero. O al menos platica, pinche Anaconda de los que desean ocupar la silla que dejará el Licenciado Librado ahora en Septiembre. No salgas con el cuento de que ya te dieron una feria para que no hables sobre Librado o El Cubano o de nadie, lo que perfectamente sabes de cada uno de ellos y no ha de ser nada bueno, pues te especializas en conocer el lado oscuro de los políticos!.”

“¡Ay, ay, ay, intolerante Anacondista!. Siempre con tus juicios picapleitos, siempre tan agresivo, con objetivos negativos de picar cebolla, pues ya tildaste a este humilde Anaconda, de culón, de vendido, de mal informado, y sabe cuántas cosas más. Pero le voy a buscar el lado positivo a tus comentarios y me comprometeré con los Anacondistas a darle una encueradita por encimita a cada uno de los aspirantes en esta columna, tratando que mis inclinaciones políticas no se entrometan con mi escribir y mucho menos con mi negro teclado, para darle vida a ese derecho que tenemos de estar bien informados en tiempo y forma, con el especial estilo de Anaconda, con ese dulce sabor a sal que solo tiene la verdad”.

Iniciamos con el ritual: Un rápido sorbo de café elevado a los labios, y mientras dejo la taza al lado de mi negro teclado, chascando dos o tres veces la lengua, relamiéndome los labios y entrar así de nuevo en mi ser, en Anaconda, reconquistando la naturaleza. Y es así, querido Anacondista, como el café (que viene siendo como mi tabaco, mi coca, mi droga), excitante y vital, me tiene saturado desde la frente hasta las uñas de los pies.

Bien, pues tuvimos la serena presencia del joven Licenciado en Administración de Empresas, precandidato de la Alianza PAN-PRI-PRD, RAMON ANTONIO PRECIADO, en esta legendaria Casa de Piedra, teniendo la oportunidad de platicar unos minutos sobre sus aspiraciones, su vida, su carrera, su actividad, y algunos otros detalles importantes y que bien pudieran influir en el devenir político.

Llamo poderosamente la atención de un servidor el hecho de que RAMON ANTONIO llegara acompañado tan solo de tres personas, lo que nos habla sobre un equipo positivo, conocedor, compacto, de calidad y no de cantidad, y para muestra un botón, pues saludamos una gran amiga de antaño la respetable Maestra Marisela Sánchez Ramírez, muestra de la calidad y conocimientos en sus asesores.

Cabe aquí una sana reflexión sobre las enseñanzas que nos heredara Mi Mama Grande, que me decía, mientras preparaba la exquisita salsa de molcajete que todos conocemos a la par de su contoneante cadera, “M’hijito, la curiosidad por lo que ocurre en la calle, es cosa de rameras”. No podemos negar el exceso de sabiduría de Mamá Grande, por lo que tuvimos que entrarle al toro para curiosear acerca del precandidato de la alianza PAN-PRI-PRD.

Platicando con el precandidato RAMON PRECIADO, pudimos darnos cuenta que trae muchas ideas frescas, sobre todo ideas propias, muchas ganas de buscar, encontrar cambios importantes, y desde luego implantarlos en la sociedad, claro, si los astros se le alinean y el voto ciudadano lo lleva a ocupar la silla que hoy ostenta orgullosamente mi camarada Librado Macías González.

Continuando la amena charla, casi informal, pudiéramos decir,  que es un joven empresario, de los que verdaderamente saben batallar cada semana para poder completar la nómina de sus trabajadores, de esos que se someten a altos niveles de estrés a cada momento, pues están sujetos a cifras de ventas, a romper objetivos, y esos retos que a diario enfrentan los que deciden tener su propio negocio, como es el caso, lo que seguramente lo ha ido moldeando para poder decidir esta vez buscar un lugar donde poder colaborar con lo que le corresponde para construir una sociedad justa, segura, educada, atendida, siempre motivado, según decodificamos por su hablar, motivado por sus estables principios y valores logrados, obtenidos en el seno de su familia, de su religión, y hasta donde lo sabemos, en el marco de su blanco actuar.

Quizá, Ramón Antonio no sea un valor político en toda la extensión de la palabra, posiblemente sea uno más de los arribistas políticos, pero en esa primera impresión, pudiéramos esperar, en caso de llegar a la presidencia municipal, que no se convierta en el clásico gobernante que una vez en la silla se le olviden sus discursos, los temas que él mismo haya combatido.

Creo que sus ideas, sus creencias, sus sentimientos, que sanamente nos compartió, no son como los del mundo teatral, que solo sirven para brillar frente a un público; estoy seguro que tienen esa raíz personal, apegados a una realidad interior con atributos propios del precandidato. Bueno, ese semblante refleja, el tiempo dirá.

Bien, habremos de esbozar una leve sonrisa, pues si sonríes cuando trabajas, sabrás que esa es una manera de expresar la presencia de Dios en tu trabajo, y parte de ello es darle la oportunidad a la historia de sentirse halagada cuando tenga que consignar en sus páginas ese derroche de honestidad y trabajo que habremos de ver si los astros se alinean y el electorado caborquense inclina la balanza en favor de Ramón Preciado, una vez que supere la guerrita interna en la alianza y posteriormente la elección  constitucional.

Para terminar, es bueno comentar el hecho de que, ni las disidencias de los partidos que enturbian ya nuestra atmosfera política, entre otros factores negativos, nada ha logrado estropear la buena disposición del ánimo de Ramón Antonio Preciado, a quien no le deseamos suerte, porque la suerte es para los mediocres; por el contrario, le deseamos éxito, que es el de los triunfadores, y ojala tenga esa sabiduría para enfrentar en su momento la caricia de los aplausos, tanta como para que en otra ocasión pueda enfrentar la estrujadura de la mofa y los silbidos. En fin, terminamos compartiendo que el dado de su destino político, se encuentra ya dentro del cubilete.

Para la otra edición, le daremos una entrada a otro politiquin de los que, al cabo nos sobran. Nos vemos la próxima edición, si Mi Poder Superior me lo permite.