EN TIEMPOS DE COVID… DEJA DE HACERLE AL TIGRE

0
269

Cierto día, un joven que caminaba por el monte, descubrió sorprendida como una pequeña liebre le llevaba comida a un enorme tigre malherido que no podía valerse por sí mismo. Al otro día, todavía impresionada por lo que había visto, regresó al mismo lugar para ver qué había pasado con el tigre herido.

Con gran sorpresa vio de nuevo la misma la escena, la liebre dejó un buen trozo de carne al alcance del tigre. Varios días regresó al lugar y la escena se repitió hasta que el tigre se recuperó y pudo buscar la comida por su propia cuenta.

Admirado por la solidaridad y cooperación entre los animales, pensó para sí mismo “No todo está perdido, si los animales, que son inferiores a nosotros, son capaces de ayudarse entre ellos, es lógico que mucho más lo haremos los seres humanos”.

El joven pensó en comprobar lo que pensaba y simulando que estaba herido se tiró al suelo cerca de un camino donde alguien lo pudiera ver, y se puso a esperar que alguien pasara y le ayudara, pero pasaron las horas, llegó la noche y nadie se acercó en su ayuda.

Ahí siguió otro día, y otro más, hasta que convencido de que la humanidad no tenía remedio, se puso de pie para irse a casa, sintiendo ya el desespero del hambriento, la soledad del enfermo y la tristeza del abandono.

Su corazón estaba devastado, apenas tenía fuerzas para levantarse, cuando de pronto escuchó en su interior… ¡con qué claridad, qué hermoso! Era una voz que muy dentro le decía: “Si quieres encontrar a tus semejantes, si quieres sentir que todo ha valido la pena, si quieres seguir creyendo en la humanidad… “sé cómo la liebre, y deja de hacerle al tigre”.

Así nomás, a todos nos tocan momentos muy difíciles en la vida, pero la verdad es que muy poco o nada podemos hacer para que otros se interesen en nuestras necesidades, pero lo que sí podemos hacer, es interesarnos en las necesidades de los demás y quizá en algo podamos ayudar.

Tal vez sientas que en determinado momento está más allá de tu capacidad el poder dar algo de ti para ayudar al prójimo, pero de hacer el esfuerzo descubrirás que siempre tendrás algo para dar… dejemos pues de hacerle al tigre!!!